UN PRESO AL PAREDÓN: LA CULTURA DE LA MUERTE

Adjuntamos el artículo publicado por nuestra profesora de Derecho, que nos ha hecho reflexionar, y esperamos que también ayude a otras muchas personas:

“No, no es el título de una película sino el de una reciente noticia que he leído y, reconozco que me ha causado profunda tristeza. Ronnie Lee Gardner, sentenciado en 1985 por haber matado al abogado Michael Burdell, ha sido ejecutado mediante los disparos de un pelotón de fusilamiento en el estado de Utah, método elegido por él en vez del de la inyección letal.  El preso  ha sido sentado y atado en una silla con una capucha y con una marca en el pecho, a modo de diana, para indicar dónde debían apuntar las cinco personas anónimas, que dispararon contra él. Su fusilamiento será el tercero en la historia de Estados Unidos desde que el Tribunal Supremo volvió a instaurar la pena capital en 1976.

El tipo de penas con que las leyes permiten castigar al autor de un delito pueden ser muy distintas, y más propias de la represión penal son las que tienden a separar al delincuente de la comunidad, siendo la forma más grave y radical de separación, la pena de muerte, precisamente por ser irreparable. Estados Unidos la ha aplicado en este caso, como instrumento de legítima defensa social: el homicidio supone una agresión contra la integridad de la comunidad afectada por la muerte del abogado Burdell, y al agresor, Ronnie Lee Gardner, puede considerársele como “enemigo público”. Pero ¿era necesario acudir a este medio cruento,  eliminar al reo con unos cuantos tiros?

En el mundo hay una tendencia abolicionista de la pena de muerte, una verdadera aversión, y me sumo a esta postura, ya que no se ha comprobado con certeza su efecto disuasivo respecto a futuros delitos. Una sociedad moderna, en este caso la de Utah, cuenta con muchas posibilidades para reprimir eficazmente el crimen de modo que, neutralizando a quien lo ha cometido, no se le prive definitivamente de la posibilidad de arrepentirse. No se puede invocar la paz y despreciar la vida. La vida humana, aún la del delincuente, no puede ser considerada como un objeto del cual disponer arbitrariamente, y la justicia penal debe ser cada vez más conforme con la dignidad del hombre. Ronnie Lee Gardner, descanse en paz.” (Dra. Rosario de la Fuente y Hontañón,  Diario El Correo, Piura, 22 de junio del 2010)

Anuncios

Autor: UNA HUELLA EN EL MUNDO

Soy Rosario de la Fuente y Hontañón, profesora de Derecho romano y Derecho civil. Este Blog lo comencé en el 2010 con un grupo de universitarias de Derecho y Comunicación de la Universidad de Piura, en campus Piura, Perú: Gaby, Luz, Astrid, Fabiana, Claudia y Pierina y que en la actualidad ya son unas excelentes profesionales. Nos interesó mucho el tema del CONGRESO UNIV 2010: "¿Puede el Cristianismo informar una cultura global?", y decidimos trabajar el siguiente tema: "EL POSITIVISMO JURÍDICO COMO AMENAZA A LA DIGNIDAD HUMANA Y EL CRISTIANISMO COMO VÍA DE SOLUCIÓN". Se nos ocurrió la idea de crear este Blog, que titulamos: UNA HUELLA EN EL MUNDO, en relación a la influencia ejercida por el cristianismo desde sus inicios hasta la actualidad, en este mundo global en el que vivimos. Ahora que todas son profesionales, y con mucho éxito, continúo el Blog desde la Facultad de Derecho, en Campus Lima, colocando artículos que ayuden a pensar y actuar, que tanta falta hace para cuidar a la persona desde su concepción hasta su muerte natural.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s